Windobona, el paracaidismo de interior!

¿Buscas experiencias nuevas y deportes diferentes, atrevidos pero sin riesgo? El paracaidismo de interior es un deporte en continuo crecimiento, con un número de sportflyers que aumenta desde hace 15 años cada vez más rápido. Windobona se ha convertido en el túnel del viento más cualificado para la práctica de vuelos y saltos dentro del panorama nacional.

El paracaidismo de interior es actualmente el deporte con más crecimiento de los últimos años. Los túneles de viento, el instrumento principal para esta nueva modalidad deportiva, nacieron con la aviación con primeros diseños horizontales y no fue hasta el año 1978 cuando Jean St-Germain creó el primer túnel de viento vertical para el vuelo humano. Desde entonces, comenzó a emerger este nuevo deporte convirtiéndose en un simulador perfecto para paracaidistas profesionales. La Federación Aeronáutica Internacional (FAI) en 2014 reconoció el paracaidismo de interior como un deporte oficial y hoy en día son miles los practicantes.

Windobona, el primer túnel de viento de Madrid, es el lugar perfecto para que profesionales del deporte practiquen sus saltos y acrobacias pues cuenta con una cámara de vuelo de 15 metros de altura interior y 4,3 metros de ancho, además de la más avanzada tecnología de ISG (Indoor Skydiving Germany). 

Como sucede con el paracaidismo al aire libre, el paracaidismo de interior también ofrece diferentes modalidades de vuelo y aquellas personas que quieran introducirse en el deporte tienen el apoyo de los instructores de Windobona para practicar las diferentes posibilidades de este deporte: El Relative Work, un vuelo plano y vertical, que permite a los sportflyers realizar diversas formaciones y figuras dentro del túnel. Dynamic Flying, combina más dimensiones que el anterior, en sus versiones 2Way y 4Way, es una modalidad para volar ocupando todo el espacio del túnel a alta velocidad

La práctica del paracaidismo de interior es un deporte en el que participan todos los músculos del cuerpo además de aptitudes mentales como la concentración o el equilibrio. Los especialistas recomiendan el uso de los túneles de viento para practicar antes de hacer un salto en paracaídas desde un avión porque permite a la persona que lo experimenta aprender a relajarse en el nuevo medio, a colocarse, tener una postura correcta, controlar el vuelo en el flujo de aire, así como acostumbrarse a la velocidad del viento. 

Deja un comentario