Ciclo sobre Luisa Gavasa, Premio Simón de Honor 2020

Luisa Gavasa

La Filmoteca de Zaragoza, en colaboración con la Academia del Cine Aragonés (ACA), ha programado el ciclo Luisa Gavasa para celebrar y homenajear a la actriz por su Premio Simón de Honor 2020. Del 14 al 16 de octubre se proyectarán algunos de sus trabajos, como son “La novia” “De tu ventana a la mía” y “Miau”.

Miércoles 14, 19 h.:

La novia, Paula Ortíz, 2015.

Int.: Inma Cuesta, Luisa Gavasa, Asier Etxeandía, Alex García.

España. 93 min. Con la presencia de Luisa Gavasa.

Dos hombres, una mujer, un amor, un deseo más fuerte que la ley y que la naturaleza salvaje del mundo que les rodea. Leonardo, El Novio y La Novia son un triángulo inseparable desde niños, pero Leonardo y La Novia tienen un hilo invisible, feroz, imposible de romper… Pasan los años y ella, angustiada e infeliz, se prepara para su boda con el Novio en medio del desierto blanco, de tierras salinas y yermas, donde vive con su padre. El día anterior a la ceremonia, a su puerta llama una Mendiga anciana que le ofrece un regalo y un consejo: “No te cases si no le amas”, mientras le da dos puñales de cristal. Un escalofrío recorre el alma y el cuerpo de la Novia.

Luisa Gavasa La Novia

Jueves 15, 18 h.:

De tu ventana a la mía, Paula Ortíz, 2011.

Int.: Luisa Gavasa, Maribel Verdú, Leticia Dolera.

España. 96 min.

De tu ventana a la mía tiene una estructura narrativa compleja, basada en tres historias de tres mujeres distintas, vividas en tres tiempos distintos que sin embargo, acaban conformando una sola historia. La película va pasando de una a otra, mostrando a veces los paralelismos, a veces los contrastes. Pero no se puede decir que su estructura sea de episodios, ya que la película fluye sin obstáculos, y pasamos de una mujer a otra, de una historia a otra, de una forma orgánica, casi lógica.

Esta elección es la más inteligente, la más coherente, porque en realidad las tres narraciones no son sino una sola, que se podría resumir en los obstáculos que las mujeres españolas han tenido en la historia para vivir el amor con libertad. Y quien dice amor dice su propia vida, sus propias elecciones.

Por eso, De tu ventana a la mía es una película de mujeres fuertes que tenían que ser interpretadas por actrices fuertes. Leticia Dolera, Maribel Verdú y Luisa Gavasa bordan una interpretación magnífica consiguiendo un difícil equilibrio: hacer un melodrama torrencial sin caer en lo lacrimógeno.

En ellas se ve todo el rato la fragilidad pero también la necesidad de aferrarse a cualquier clavo ardiendo, aunque se llame rutina. Se muestran todo el rato como víctimas sin esconder que en ellas hay un resorte de resistencia que hace que nunca caigan del todo. Es difícil no entrar en el interior de esas tres actrices, acompañarlas, sentir con ellas.

(…)  la verdadera fuerza de De tu ventana a la mía es el poder de sus imágenes, a medio camino entre el romanticismo y el dolor, entre la estilización y la condena, entre el lirismo y la denuncia. Las imágenes incluyen una interesante reflexión sobre el color.

A pesar de los campos, a pesar de trigo, a pesar del verde de los Pirineos, el color que prevalece siempre es el gris, el gris de la sombra, de la noche, de las ciudades de provincias a finales del franquismo. Entender ese gris desde nuestra contemporaneidad debería ayudarnos a pensar cuánto hemos dejado atrás y cuánto permanece en nuestros días de esa situación en los que las mujeres serán el eslabón más débil de la cadena de afectos.

La lectura de esta película está clara. La historia de nuestro país se construye, se cimenta sobre dolores anónimos, casi todos de mujeres. No sólo la Historia tiene una deuda con ellas, también el cine, que construye nuestro imaginario. Esta película es un gran primer paso para que el cine nos incluya a todos, nos narre a todos.

Viernes 16, 18 h.:

Miau, Ignacio Estaregui, 2018.

Int.: Luisa Gavasa, José Luis Gil, Manuel Manquiña, Álvaro de Luna.

España. 90 min.

Cuatro jubilados trazan un plan para sentirse vivos; van a robarle al aburrimiento y a la vida.

Telmo ocupa su tiempo escribiendo un ensayo sobre el origen de su chiste favorito cuando se reencuentra con dos amigos de juventud. Un tercero, Monreal, sale de la cárcel con la intención de revolucionar al grupo, proponiéndoles un rocambolesco plan y poniendo patas arriba su monótona rutina. Sin nada que perder, el variopinto grupo se verá inmerso en multitud de aventuras que incluyen el robo a un museo. Una historia barnizada de realismo, ternura, poesía y una pizca de locura.

Segundo largometraje del director maño Ignacio Estaregui (Just&Cía), es una de esas películas modestas, de bajo presupuesto, pero cuya historia y cuyos personajes están tan bien que se acaban colando en tu corazoncito. Adaptación al cine de la novela “Hilo musical para una piscifactoría” escrita por Juan Luis Saldaña, cuenta una historia sencilla, el plan de atraco de una obra de arte por parte de cuatro jubilados, pero que acaba haciéndose grande porque estamos ante una película que despierta las ganas de vivir. (…)

Por otro lado, hay que destacar que la falta de presupuesto se nota en algunas secuencias que deberían haber estado más cuidadas. Un ejemplo es un viaje en coche donde el reflejo del sol tapa los rostros de los actores cuando, imagino, que no debería hacerlo. Y, también, a mitad de metraje adolece de una pequeña falta de ritmo que, seguro, que con más tiempo y más presupuesto Ignacio Estaregui y su equipo hubiesen solventado con facilidad.

A destacar también los créditos iniciales con esos muñecos de plastilina que sirven para presentarnos a los principales personajes de esta historia y, cómo no, la que para mí es la mejor escena de la película, cuando el personaje de Manuel Manquiña le confiesa a su amigo, interpretado por José Luis Gil, que huya, que él se queda atrás y le da una razón más que razonable para hacerle caso. Ese cruce de miradas, esos ojos de Gil diciendo “sí, amigo, lo que me estás confesado yo también lo tengo”. Pero se queda quieto, con los ojos llorosos, incapaz de articular palabra.

P. D. El título de la película se refiere a una expresión muy típica aragonesa, sobre todo de la zona de Zaragoza, que significa “Ya está hecho”.

Todo sobre los Premios Simón akí

Acerca de Akí Zaragoza 4983 Articles
Revista de ocio, cultura, sociedad, moda en zaragoza. Podras encontrar donde comer y cenar, restaurantes, bares de tapas, cafeterías, bares de copas, pubs, discotecas, las ultimas tendencias, motor, decoracion.