El mensaje de Pandora, el libro de Javier Sierra escrito en el confinamiento del Covid-19

El mensaje de Pandora, el último libro de Javier Sierra escrito en plena pandemia del COVID-19, es un mensaje necesario, imaginativo y evocador que nos permite entender muchas de las cosas que estamos viviendo.

– El mensaje de Pandora es un libro distinto, que surge en pleno Covid-19, parecería que de una necesidad. ¿Qué te ha llevado a escribir el mensaje de Pandora?

–Los escritores interpretamos lo que sucede en el mundo a través de las palabras y yo necesitaba encontrar las que definieran bien la situación en la que entramos a principios de año. Palabras que definieran el origen de este Mal, su influencia a lo largo de la Historia, su impacto en otras sociedades… Y cuando las encontré, supe que debía de compartirlas de modo urgente. El mensaje de Pandora es una carta, el género literario más directo y rápido que hemos creado, y aunque se dirige a un personaje imaginario, una joven que acaba de cumplir su mayoría de edad y que la recibe de una lejana y misteriosa familiar, en realidad está dirigida a los lectores que estamos viviendo este tránsito de una Era a otra.

– Invasiones extraterrestres, certezas ancestrales, mitología antigua, investigaciones científicas. ¿Cómo consigues aunar elementos tan diferentes en apenas 200 páginas? 

–En la remota antigüedad, cuando aún no se había inventado la escritura, nuestros antepasados condensaban toda su sabiduría en relatos orales muy espectaculares, que se iban repitiendo de generación en generación. Estaban llenos de poderosas metáforas que quien los escuchaba iba desgranando poco a poco, con el asombro de ir descubriendo en sus palabras cada vez más secretos. Así construyo yo mis historias, como relatos de muchas capas, abiertos a toda clase de edades y circunstancias, para despertar la curiosidad y las ganas de saber de quien accede a ellos.

– La prisa ha invadido nuestra civilización, despojándola de la humanidad. Y de repente se detiene el mundo y nos encontramos en nuestras casas volviendo a viejas fórmulas con las que llenar nuestros tiempos vacíos, entre ellas la lectura. ¿Hemos recuperado el “viejo y lento” hábito de la leer? 

–¡Sin duda! Que se haya detenido el mundo nos ha empujado a refugiarnos en lo que nunca falla: la buena conversación y la lectura. En ella no solo hemos encontrado ratos de distracción, sino argumentos para la reflexión. Y eso es importante. En los tiempos que vienen nos va a tocar tomar decisiones que van a condicionar nuestro estilo de vida, y la lectura nos enseña a pensar y decidir con cada página que pasamos. Al final, lo verás, la lectura va a salvar el mundo… otra vez.

– Una crisis trae siempre grandes cambios. ¿A qué nueva normalidad crees que vamos a enfrentarnos tras esta pandemia? 

–A Julio Verne le habría encantado vivir en esta época. Estoy seguro de que hubiera vislumbrado una sociedad en la que muchas personas migrarían de las grandes urbes al campo, buscando alejarse de las pandemias y dar una vida más sensata a sus hijos. Esas familias solo necesitarían internet para teletrabajar, y podrían hacerlo desde cualquier lugar. Y los pequeños podrían atender sus clases en cualquier colegio o universidad del mundo, los mejores, a través de la misma herramienta. Desaparecerían los atascos, la contaminación bajaría. El médico te atendería en casa a través de la pantalla de tu móvil… Y la civilización se haría más sostenible. Pero Verne introduciría en ese horizonte un drama. Yo también lo haría si tuviera que escribirlo. El drama se llama cambio climático. El que nos traerá otras plagas que ni imaginamos y para las que conviene que nos preparemos.

– Uno de tus personajes afirma: “Cuando la amenaza pasa, cuando nos olvidamos de la tragedia y de nuestros muertos, vuelve el individuo”. ¿Tan débil es nuestra resiliencia colectiva? 

–No es una cuestión de debilidad, se trata del instinto de supervivencia. Ante una amenaza colectiva, nos organizamos como sociedad y respondemos. Pero cuando ésta desaparece, volvemos a concentrar nuestras energías en lo individual. Somos así por naturaleza. Me temo que eso es muy difícil cambiarlo.

– “Los monstruos son mucho más terribles cuando no los ves”. ¿Cuáles son los monstruos de Javier Sierra?

–Quizá el más serio de ellos sea el amor. Es difícil gestionar algo que tiene tantas manifestaciones y que puede cambiar de polaridad y volverse odio en cualquier momento. Según voy cumpliendo años, va creciendo en mí un respeto temeroso por esa energía invisible que, sin embargo, lo impregna todo.

¿Qué nos puede enseñar quién desató todos los males de la humanidad? ¿Podría ella descubrirnos también el mejor camino para superarlos? El mensaje de Pandora, Javier Sierra, junio 2020 Editorial Planeta.

– En la nota final del autor hablas de que “en los últimos años necesitaremos procesar con cuidado todo lo que hemos vivido”. ¿Seremos capaces de aprender o tendemos a olvidar pronto? 

—Si observas la Historia de nuestra especie con perspectiva, desde el neolítico hasta nuestros días, hemos evolucionado exponencialmente en solo diez mil años. Aprendemos rápido y tenemos gran capacidad de adaptación. Así que, mi respuesta es definitivamente sí. Esta lección la aprenderemos. Pero los efectos de ese aprendizaje tal vez no los veamos en esta generación, sino en la de los “niños de la covid” que tomarán las riendas del planeta en unos años sabiendo que es necesario mantener una relación de equilibrio con la naturaleza. No olvidemos que el virus ha saltado del entorno animal al humano por nuestra depredación de ecosistemas en los que habitaba con anterioridad.

– Algunos de los términos que más me ha llamado la atención en tu libro son la “Protección planetaria” o el “provincialismo terráqueo”. ¿Tenemos que empezar a buscar respuestas fuera de nosotros? 

–Es imprescindible que dejemos de mirarnos el ombligo. El mensaje de Pandora apela a un ensanchamiento de nuestras miras: que seamos capaces de ver que nuestra posición en la naturaleza es modesta, que ésta no existe para darnos “recursos” únicamente, y que nuestro planeta solo es uno entre miles de millones que hay ahí fuera, en donde también existe vida y con los que, de un modo u otro, estamos relacionados. Todo en la naturaleza lo está.

– Me gustaría dejar para el final otra de las frases de tu libro. “Después de la muerte siempre regresa la vida”. ¿Es esa esperanza la que nos mantiene firmes en la lucha?

–En el fondo, si lo piensas un minuto, es algo obvio. El ciclo de la naturaleza es de muerte y renacimiento perpetuos. Incluso en el Universo no dejan de nacer y morir estrellas a cada momento, perpetuándose una y otra vez. El primer principio de la termodinámica lo deja muy claro: la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma. Y la naturaleza es energía.


No hay muchos autores como Javier Sierra que arriesguen tanto a la hora de escribir. Que transformen su necesidad por comprender los enigmas del mundo en el que viven en una fuente inagotable de inspiración, o que utilicen la literatura para explorar los misterios más profundos que nos rodean. Quizá por eso Javier Sierra (Premio Planeta 2017) no ve las cosas como los demás. Sus novelas son toda una excepción. Y El mensaje de Pandora lo es más que ninguna, ya que posee un rasgo único que la diferencia incluso del resto de su producción. No es un thriller. No es un noir. No es una búsqueda del tesoro. Y, sin embargo, resulta tan apasionado y envolvente como cualquiera de esos géneros. Es «un Sierra». Nos encontramos, en definitiva, ante una fábula, una narración poética escrita en primera persona con un claro propósito didáctico. Más allá de su estructura literaria y de sus personajes, estamos ante una carta escrita al futuro. Un libro-mensaje para todos los públicos que bebe de la mitología clásica y que entresaca de ella lecciones para un mundo en crisis.

+ info: página oficial de Javier Sierra

el mensaje de pandora javier sierrael mensaje de pandora javier sierra

Acerca de Akí Zaragoza 4974 Articles
Revista de ocio, cultura, sociedad, moda en zaragoza. Podras encontrar donde comer y cenar, restaurantes, bares de tapas, cafeterías, bares de copas, pubs, discotecas, las ultimas tendencias, motor, decoracion.