Nace el Rastrillo Ozanam

rastrillo_ozanam_1

El Rastrillo de la Fundación Ozanam se ha convertido en una cita fija en el calendario zaragozano. En la última edición, por sus 30 stands pasaron más de 100.000 personas, dispuestas a comprar y a ser solidarias con la causa de la fundación. Enrique Santamaría es su presidente.

-El Rastrillo de la Fundación Ozanam empezó a funcionar en el año 1986. ¿Estaba usted ya en la Fundación?

enrique_santamaria

No, todavía no. Llevo 13 años en la Fundación. Entré de voluntario y estuve dos años. Después me incorporé al Patronato de la Fundación, desempeñando diversas funciones, entre ellas tesorero, y posteriormente fui nombrado presidente hace 6 años. Pero, antes de entrar  en la Fundación ya la conocía, porque mi esposa sí estaba colaborando en el Rastrillo.

-¿Qué estaba haciendo usted en el año 1986?

En esas fechas era director de la empresa de distribución Gay Centro Comercial y gerente de alguna otra sociedad, lo que me exigía un trabajo bastante intenso  y el rato que me quedaba libre lo dedicaba a practicar deporte y disfrutar de la naturaleza con mi familia.

¿Sabe cómo surgió la idea de organizar el Rastrillo?

Surgió de un grupo de mujeres de las Conferencias de San Vicente de Paul de Zaragoza, la Fundación proviene de esa entidad, que estaban preocupadas por las necesidades que había en la sociedad y no disponer de recursos suficientes para ayudar y hacer frente a todo. Se enteraron de que hacían un rastrillo en Logroño, fueron a verlo y les pareció una idea interesante. Aportaron objetos personales y de sus hogares para poner a disposición del público y montaron el primer Rastrillo Aragón en la antigua Feria de Muestras. Ese fue el inicio.

rastrillo_ozanam_2

¿Cómo ha sido la evolución del Rastrillo en estos años?

Al principio fue complicado porque se partía de cero. El emplazamiento fue cambiando. Estuvo en un local en la Gran Vía, en la Avda. de Madrid, en la Chimenea. Desde hace 17 años se celebra en la Sala Multiusos del Auditorio de Zaragoza, que es muy céntrica, amplia, bien acondicionada. Al mismo tiempo que cambiaba la ubicación, se iban incorporando muchas voluntarias y también aumentaban las donaciones.  Desde hace 10 años se han ido incorporando empresas y comercios que donan o ceden por un precio simbólico stocks o artículos que ya no ofrecen en sus establecimientos. Así, ahora ya no solo se venden objetos de particulares, aunque la mayor cantidad proviene de entregas privadas. Se pasó de cuatro o cinco stands a los 30 actuales.

-¿Cuántos voluntarios hay?

Tenemos más de 800 voluntarias, cuando al principio solo fueron diez o doce las personas que iniciaron el Rastrillo. Muchas de estas voluntarias trabajan todo el año recogiendo las donaciones, revisando los objetos para que estén en perfecto estado para ser ofrecidos al público, etc. Todavía hay personas de las que iniciaron el Rastrillo y otras han pasado el testigo a hijas y nietas.

-¿Qué ha supuesto el Rastrillo para la Fundación Ozanam?

Se ha convertido en nuestro proyecto más conocido y permite a través de su difusión que puedan conocerse otros de nuestros proyectos. Además, genera unos recursos económicos que se invierten en obras concretas, como han sido en los últimos años el equipamiento de la residencia CAI Ozanam Oliver, la formación profesional de jóvenes que quieren incorporarse al mercado laboral o para viviendas en las que alojamos a personas sin recursos.

-¿Es habitual ver por allí rostros conocidos?

Sí,  pasan desde autoridades del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento, hasta deportistas de élite de los equipos  más punteros de Aragón, que siempre vienen a apoyarnos. Se implican mucho donando equipamientos, firmando autógrafos, se hacen fotos, etc.

-Alguna anécdota que recuerde…

En un Rastrillo teníamos un cuadro donado por Sor Isabel Guerra, conocida como la monja pintora, y dos horas antes de inaugurarse ya había una persona esperando entrar  para adquirirlo. También ha habido casos en los que se han encontrado a las puertas esperando a entrar alguien que viene a donar artículos y otra persona, que también estaba esperando, querer adquirirlos antes de llevarlos al propio stand. Con bastante frecuencia hay personas que compran un producto y después de abonarlo lo entregan a continuación para ser puesto nuevamente a la venta.

-¿Qué ha sido para usted  lo mejor de estos años?

A nivel personal, entrar en la Fundación Ozanam ha sido una experiencia extraordinaria. Cuando colaboras en una entidad de este tipo ayudando a los más desfavorecidos social o económicamente, siempre obtienes una gran recompensa de tipo moral y emocional. Recibes mucho por la pequeña aportación del trabajo que tú puedas hacer.  A nivel de Fundación, dentro de los muchos proyectos que desarrollamos,  destacaría el esfuerzo en atender a las personas mayores, actualmente a través de seis residencias en las que atendemos a más de 700 personas al año y cinco centros de día, con más de 300 usuarios.

Dígame un momento especial para usted a nivel personal en estos últimos años.

Aunque haya habido muchos momentos especiales, unos difíciles y duros y otros muy positivos, como las personas tendemos a dejar en el olvido los momentos desagradables, me quedaría con el 30 de junio de 2005, que fue cuando el Patronato de la Fundación me nombró su presidente, a pesar de que había otras personas más capacitadas para ejercer esa responsabilidad.

Related Images:

Acerca de Akí Zaragoza 4985 Articles
Revista de ocio, cultura, sociedad, moda en zaragoza. Podras encontrar donde comer y cenar, restaurantes, bares de tapas, cafeterías, bares de copas, pubs, discotecas, las ultimas tendencias, motor, decoracion.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*